Ir al contenido principal

¿Será masoquismo?

A veces me pregunto esto; ¿Será masoquismo? Me paro doce horas en la plaza fría, tomando mate. La remuneración es mínima, casi ridícula. Libros van, libros vienen, la gente me ve y parece no entender, libros, un articulo tan viejo y manoseado, para muchos sigue siendo plutonio. Los que venden cds truchos hacen fácil diez veces más dinero que yo y trabajan la mitad del tiempo. Premios Novel, Cervantes, Casa de las Américas, Don Nadies y Olvidados, esperando a que se los lleven, pero que chance tiene Paola Kaufmann frente a la ultima película de Leonardo Di Caprio, ninguna, mi amiga me dice en 1920 se quejaban de lo mismo, yo le contesto, por lo menos seguimos existiendo. Y de mi parte, estar ahí, esperando y llevando ese bolso (de cuarenta kilos) de acá para allá, ¿qué será? ¿Será vagancia? ¿será una apología a la inutilidad? Es que nadie lee en esta ciudad... Tal vez, quién sabe, sea masoquismo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

1.

El hombre, de vista ya vivido, comenzó la escena con el comentario,"bien ahí, bancando", llevaba bombacha y boina de fieltro, alpargatas y camisa de lana. Su comentario aludiendo al hecho, bastante ridículo para el ojo capitalista, de tener un puesto de libros abierto en una calle en la que circulan tres personas por hora, en un pueblo bastante desierto. Día soleado de otoño en el sur, pero no tanto. Al final de la calle se puede ver el mar. Continuó el hombre, "una vez bajo un ombú el mestizo Silva, hijo de negro y mulata, me contó cómo aprendió a leer y escribir, trabajaba en una estación de ferrocarril por el cerro largo, y le llegaban a la estación de tren, dónde trabajaba, las cajas de Europa, él las descargaba y las acomodaba en el carro, agarraba un palito y copiaba en la tierra los dibujos que estaban en la madera, la primera palabra que aprendió fue Montevideo, el patrón un día lo vio en esa y le dijo, si quiere aprender le enseñamos en la casa grande, y …

Por qué Dios no habla tu idioma.

Varias veces el Sefer Yetsirah nos dice que tenemos que combinar, “Todo con Aleph, Aleph con todo, todo con Beth, Beth con todo” al final el libro nos da la clave, “Cuando Abraham, nuestro padre, entró en el flujo de la vida, el vio, el miró, el exploró, el articuló, el colocó, el grabó, el combinó, el estructuró y elevó con sus manos, y después recibió todo…”.
Nos recuerda Alister Crowley “El Libro de la Ley está Escrito y Encubierto”.
Vivimos dentro de un lenguaje. Desde que nacemos, estamos en constante programación, programación que nos aleja de la naturaleza, de lo primordial, como indican las supersticiones, el conocimiento nos alejó del paraíso, del paraíso en el que viven los animales que no conocen la dualidad, la separación de su ser, el espacio que existe entre instinto y lenguaje.
Si vivimos dentro de este lenguaje, cómo podríamos entender otro. Para comprender otro idioma se necesita un traductor, pero que pasa si ese traductor no estuviese, que pasa si dos personas q…

Eco.

La historia se repite por internet con la correspondiente distorsión que genera ese eco subjetivo, que rebota y se repite no con la frialdad matemática de la acústica, sino con la cálida interpretación de lo humano. Nada es claro, ni la fecha, ni el lugar, y como ocurre generalmente con estas historias de la antigua Grecia, la gente se toma licencias. Es más, en algunos lugares, le adjudican la historia a otro período y a otros personajes, en algunos a Groucho Marx, y en otros, a Rumi. Pero la mayoría parece estar de acuerdo en que ocurrió en un jardín y bajo una parra, y que fue así:
     Un estudiante se acerca a Epicuro, que estaba en su jardín y bajo una parra, y le pregunta: "Maestro, por algún lado tiene que comenzar todo, ¿Cuál es el primer paso hacia la iluminación?". A lo que Epicuro le contesta: "Reírse de uno mismo".