Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010

La inmortalidad del cangrejo.

Un día, al atardecer, y siendo yo un chico, pero no un infante,y estando en la playa, me encontré por primera y única vez con la inmortalidad del cangrejo. Yo jugaba en la orilla, por la hora no se me permitía entrar en el mar, y mi madre y mi tía Mara charlaban en un tronco, un tronco traído por la marea , quién sabe de dónde. Hermosa luz de atardecer, mar impetuoso, nada de susurro o agua como pileta, mar fuerte, estruendoso, mar espumoso. Me acerco a las mujeres entroncadas y les pregunto, de qué hablan, mi madre responde, de la inmortalidad del cangrejo. Los cangrejos no son inmortales, así que obviamente me evadieron con una mentira, con un ardid popular, y yo pienso en esto, pienso en los escenarios hermosos, pienso en los lugares de fantasía, en las personas que uno quiere, y en la información, que se nos da, y más importante en la que se nos oculta. Pienso en los dos mundos, en el mundo que vivimos, de impresiones y sentidos, y pienso en el mundo que se nos arma, que nos es da…