Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2012

Una lectura personal.

Dicen que hace unos dos mil años un niño, que había sido fecundado directamente por el ser más supremo del universo, nacía en un edificio muy pobre en el medio del desierto, por un tiempo sus padres terrestres esperaron en esta construcción hasta que llegaron tres individuos con regalos para este nuevo ser, regalos que representaban las riquezas físicas de la tierra. Sfor, Sippur y Sapher. Samekh-Peh-Resh, Samekh-Peh -Vau-Resh and Samekh-Peh-Resh. Numero, Letra, palabras. Tres regalos, Oro, Incienso, Mirna. Oro, aorum, presente primera persona verbo orar del latín oris, palabra. Incienso, conocimiento, incendoere, número. Mirra, para papiros, Letra. Los tres regalos que el ser más supremo del universo le regaló a su hijo y las herramientas que le envió fueron el conocimiento a travez de las herramientas (numeros), la comunicación entre sus iguales (palabra) y la posibilidad de conservar la historia (letra).

Qué puedo decir sobre el Jazz.

Qué puedo decir sobre el Jazz? muy poco. Puedo decir que mi primer recuerdo es estar en la alfombra marrón del estudio de mi padre, todo el mundo seguro y gigantesco, y saber que él estaba escuchando jazz, no sé a quién, pero sé que eso era, tal ves él me lo dijo, por detrás, eso es Jazz. No puedo recordar la melodía o algún instrumento en particular, pero sé que eso era. Jazz. Después a eso de los quince, tras una suscripción a Time-Life, empecé a recibir unos cds con compilados, lo mejor del Jazz, te daban primero un Cd de los “maestros”, después los “clásicos” y ahí arrancaban década por década de los cuarenta a los ochenta, me parece, yo me quedé en los sesenta, ya va, antes, con eso de siete u ocho, iba en el auto, también con mi padre y le dije que quería tocar un instrumento y le pregunté que qué le gustaba más saxo o trompeta, no recuerdo su respuesta, estuve en clases de violín por un tiempo, pobre mi madre, cómo le debe haber costado comprar ese violín, después nada pasó, ah…

Dialogo real.

Esto fue, tal cual, lo que escuche hoy en la panadería, todo fue con mucha seriedad: Cliente: Disculpe esas son sequitas de limón. Panadero: Si, son sequitas de limón. Cliente: Y como son? Panadero: Son bien secas y con sabor a limón. Cliente: Como ami me gustan, voy a llevar.
Cuarto oscuro. Frente a la pantalla de la computadora, documento Word abierto, en blanco. Se ven las manos en el teclado. Los dedos comienzan a teclear estas palabras: “Cuarto oscuro. Frente a la pantalla de la computadora, documento Word abierto, en blanco. Se ven las manos en el teclado. Los dedos comienzan a teclear estas palabras: “Cuarto oscuro. Frente a la pantalla de la computadora, documento Word abierto, en blanco. Se ven las manos en el teclado. Los dedos comienzan a teclear estas palabras: “Cuarto oscuro. Frente a la pantalla de la computadora, documento Word abierto, en blanco. Se ven las manos en el teclado. Los dedos comienzan a teclear estas palabras.”””.

Mira.

Si eres de esos que esperas para este año el fin del mundo, que se preocupa de los extraterrestres y la vida en otro planetas, que se impresiona con las nociones de infierno y paraíso, a vos, mirador y escrutador de lo paranoico, te invito a ver una ballena, un colibrí, el sistema nervioso, y una nube sobre tu cabeza, si necesitas algo más asombroso que un cetáceo más hermoso que un ave, o más interesante que el ser humano para llenar los huecos de tu imaginación, me parece que te estas perdiendo la película, eres de los que van al baño en la mejor parte, los que se visten por dos horas en ves de ir temprano a la fiesta, eres de los que se gasta la plata en la cama y no el colchón.

(en revisión)

Muy claro.

A comienzos del año 399 antes de Jesucristo fue fijada el la puerta de la casa de Sócrates, para entonces unos setenta años, un pergamino con el siguiente escrito: "Ha sido registrada y jurada la siguiente acusación de Meleto de Pito, contra Sócrates, hijo de Sofronisco de Alopele. Sócrates comete un crimen al no adorar a los dioses que la ciudad tiene recibidos. Igualmente quebranta las leyes al corromper a la juventud. La pena que corresponde es la muerte."
Si piensas, y no te comes la mentira que te alimentan, te matan o por lo menos lo intentan.

Para mi fue así.

Nada de Adan y Eva. La verdad es esta:


- Bueno mira, tu eres el Caos, ya bastante difícil la tengo con que te quedes quieto mientras te hablo, así que la voy a hacer corta.
- Ya es bastante larga.
- Escucha, tenemos que hacer algo. Algo juntos, un proyecto.
- Imposible. Tu eres muy estructurado, a mi me gusta trabajar espontáneamente, con sentido, pero con libertad. A ti esa no te va.
- Un poco de libertad me gusta.
- No, contigo es todo en su santo lugar en su santo tiempo.
- Y bueno contigo nada se termina.
- Ves, aquí ya pinta una pelea, me gusta, pero no podemos trabajar juntos.
- Un proyecto, uno más, para probar.
- Tu quieres meter la cuchara en todo, déjame tranquilo, tu lo que quieres es decir que hasta conmigo te metiste, el gran Dios tiene que trabajar con todos.
- Mira, no te miento, es así, todavía no trabaje con el gran Caos, dame una chance. Un proyecto chico, dame el gusto, a ti también te sirve decir que trabajaste conmigo.
- No sé. Que querías hacer.
- As…

Mario Levrero.

22 de Diciembre de 1989.

Aquello que hay en mí, que no soy yo, y que busco.
Aquello que hay en mí, y que a veces pienso que
También soy yo, y no encuentro.
Aquello que aparece porque sí, brilla un instante y luego
se va por años
y años.
Aquello que yo también olvido.
Aquello
próximo al amor, que no es exactamente amor;
que podría confundirse con la libertad,
con la verdad
con la absoluta identidad del ser
-y que no puede, sin embargo, ser contenido en palabras
pensado en conceptos
no puede ser siquiera recordado como es.

Es lo que es, y no es mío, y a veces está en mío
(muy pocas veces); y cuando está,
se acuerda de sí mismo
lo recuerdo y lo pienso y lo conozco.
Es inútil buscarlo, cuanto más se lo busca
más remoto parece, más se esconde.
Es preciso olvidarlo por completo,
llegar casi al suicidio
(porque sin ello la ida no vale)
(porque los que no conocieron aquello creen que la vida no vale)
(por eso el mundo rechina cuando gira)
Éste es mi mal, y mi razón de ser.

El portador de la luz.

Un ser dichoso y eterno no sufre males o los lleva a otros seres; de ahí que esté libre de movimientos de cólera y simpatía, porque cada movimiento de esa clase implica una debilidad.

Diogenes Laercio.