Ir al contenido principal

C.E.O. II

           Contra más alejados del mundo estamos mas importante nos sentimos. Tan sucio está el mundo, tan asquerosa es la ciudad, que contra menos contacto con ella mejor. Nos gusta estar en la punta. Contra más distancia de la calle tienes, más poder.
            En el lobby de un edificio de treinta pisos se encuentra Nicolás.
            El lugar es el centro de operaciones de Transportes Leeros, una de las compañías de transportes más grande del país y una de las mas importantes del continente americano. Se encargan de mover de arte a ganado, todo. Este lobby podría ser perfectamente el de un hotel, una gran recepción con dos secretarias uniformadas y un par de guardias de seguridad, sillones de cuero negro, y hasta un bar, en el cual se encuentra Nicolás bebiendo agua con gas, no quiere que nadie lo vea consumiendo alcohol antes de una entrevista de trabajo, tiene puesto un traje, una camisa morada y una corbata negra, su pelo negro esta manipulado con casi cien gramos de gel para asegurar una buena presentación. Tiene media hora esperando. Siente una mano en su hombro y cuando voltea la ve, flaca, vestida de chaqueta y falda roja, rubia, alta, con una carpeta en la mano y otra extendida mientras empezaba a hablar:
            -Hola, tu debes ser Nicolás Weber.
-Si! Tu debes ser Sabrina.
-Si, ¿tienes mucho tiempo esperando?
-No, como diez minutos, pero no te preocupes, me imagino que el señor Leeros esta siempre muy ocupado.
-Como no tienes idea.
            Ella se da vuelta y el instintivamente la sigue, van hacia los ascensores.
            -Estoy muy agradecido que tenga tiempo para verme. Dice Nicolás una vez que entran en el ascensor.
-El no te va a ver. El rara vez concede una entrevista de trabajo y nunca para una posición como la que estas aspirando, tu entrevista será con Ismael Castillos, si te contratan el, será tu jefe.
-De acuerdo.
-Y no creas que todo el edificio es nuestro, solo manejamos el lobby el piso 15, 16, 29  y el pent house.
            Llegan al piso quince, salen del ascensor y se van por el pasillo de la derecha, después izquierda y llegan a un escritorio, la secretaria que se encuentra allí levanta la vista y sonríe mientras que Sabrina pide permiso y sin esperar respuesta entra en la oficina de Ismael Castillos.
            Ismael, un hombre medio logrado esta sentado en su escritorio, la oficina es simple, tiene una computadora y no se ven muchos papeles, un par de cartas en el escritorio, mucho metal y vidrio, bastante moderno, abierto, fresco. Ismael habla primero:
            -Sabrina! Me vienes a visitar.
-No, la verdad te traigo un delivery, este es Nicolás Weber. Nicolás, este es el señor Castillos
-Mucho gusto, siéntate por favor.
Y Nicolás como le han enseñado a obedecer, obedece.
-Chicos los dejo, mucho por hacer y muy poco tiempo.
Ambos se despiden. La entrevista comienza.
-Así que Nicolás, leí tu currículo, muy bien en la Universidad y en tus pasantías, hasta en tus primeros trabajos.
-Gracias.
-Así que dime, estas aspirando a una posición de Asistente General de Operaciones en las Zona Norte del País, que te hace pensar que eres el adecuado para el trabajo.
Pero no es importante lo que tiene que decir ahora, es importante lo que dibujaba hace un tiempo, siete anos atrás, antes de comenzar la Universidad privada y los trabajos mediocres que tanto odio al principio. Pintaba, le gustaba el acrílico y la acuarela, le gustaba ensuciarse, crear, pero estaba claro para su familia que su firma debía estar en cheques, no en colores.

Sus pinturas fueron destruidas por el mismo en su tercer año de facultad, según el ya no era necesaria. Al final consiguió el trabajo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El eterno retorno.

Para Jib.

     Esta historia es verdadera. Es sobre un hombre que se obsesionó de tal manera con la idea del eterno retorno, que se dedica a leer las mismas páginas una y otra vez creyendo firmemente que con ello saldrá del ciclo. Su lógica le dice que como es un ciclo y por lo tanto una serie de acciones y reacciones que se entrelazan entre ellas hasta llegar al punto de origen, en la repetición del mismo acto encontrará la salida, asegurándose de no llegar al próximo paso, que inevitablemente lo llevaría al principio.
     Todo empezó para él con el concepto de la reencarnación, intentó estudiarla de varias maneras, intentó darle sentido, cultivarla y compartirla, con la idea de perfeccionar su idea de la misma.
     Después se obsesionó con Sísifo, y al unir estos dos paralelos la idea de que no había realmente una salida de la reencarnación, o una linea recta que se manifestaba en varios planos, digamos un aprendizaje con vista a una graduación, un final concreto, sino simplemen…

Campo.

- Que rico amor, hueles a motosierra. - Y... te pone cachonda porque sabes que coges calentito. - ¿Me vas a dar? - Es lo único que quiero hacer, darte.

Fragmento de Vuelta de campana.

"Soñar en ganar no es ganar.
     Miguel Perrineau se estira en la cama doble, disfrutando del espacio extra que le otorga la ausencia de su esposa. Seguro que ya se tomó medio termo de mate y tiene el traje de baño puesto bajo el vestido celeste, si me deja, le voy a hacer el amor. Están alejados. Todavía la pretende y desea como el primer día que la tuvo.
     La clara oscuridad deja percibir los objetos sin imponer su presencia. Unos minutos más no importarán, está de vacaciones. Contempla una paja, el pensamiento se desecha por la falta de estímulo.
     Le cuesta abrir los ojos, rastros de sueño que agregan peso a la piel y restan fuerza a la voluntad. Le molesta la remera, fue un error dormir con ella. Estira, sin mucho esfuerzo, los dedos de los pies. Boca abajo con dos almohadas, una sosteniendo la cabeza, otra apresada por el brazo izquierdo. Podría haber estado así por horas si no se hubiera cuestionado, ahora tiene que levantarse; si vas a hacer algo, q…