Ir al contenido principal

Por qué Dios no habla tu idioma.

Dios, Meditación, Aleph, tao, Héctor Baptista, vuelta de Campana, momento, carpe diem, filosofía momento, suero, nodo, Sefer Yetsirah, Crowley

Varias veces el Sefer Yetsirah nos dice que tenemos que combinar, “Todo con Aleph, Aleph con todo, todo con Beth, Beth con todo” al final el libro nos da la clave, “Cuando Abraham, nuestro padre, entró en el flujo de la vida, el vio, el miró, el exploró, el articuló, el colocó, el grabó, el combinó, el estructuró y elevó con sus manos, y después recibió todo…”.

Nos recuerda Alister Crowley “El Libro de la Ley está Escrito y Encubierto”.

Vivimos dentro de un lenguaje. Desde que nacemos, estamos en constante programación, programación que nos aleja de la naturaleza, de lo primordial, como indican las supersticiones, el conocimiento nos alejó del paraíso, del paraíso en el que viven los animales que no conocen la dualidad, la separación de su ser, el espacio que existe entre instinto y lenguaje.

Si vivimos dentro de este lenguaje, cómo podríamos entender otro. Para comprender otro idioma se necesita un traductor, pero que pasa si ese traductor no estuviese, que pasa si dos personas que hablan idiomas totalmente diferentes se encuentran en una situación en la que tienen que comunicar conceptos. Acudirán a las referencias, a las señas, a los gestos, a las imágenes, combinarán diferentes medios para hacerse entender. Se puede acceder a conceptos nuevos fuera del lenguaje conocido, combinando de manera diferente elementos del mismo lenguaje. De la misma manera, tenemos que entender que si alguien o algo nos quiere comunicar un concepto que no existe en nuestro lenguaje utilizará una combinación de elementos dentro del mismo para hacerse entender. No creamos elementos, pero la combinación misma de los mismos es la esencia de la vida, del arte, de la evolución.  

Recordemos que en la tradición Judía no se escribe el nombre de Dios, siempre se omite una letra, tenemos el principio fundamental del Tao, que lee “El Tao de quien puede hablarse / no es el Tao absoluto. /Los nombres que pueden dársele / no son los nombres Absolutos /El tao que se pronuncia no es el Tao verdadero” (Traducción de Lin Yutang). 

Una vez que algo entra en nuestro lenguaje, el lenguaje se lo adueña, nuestro concepto de Dios, es el concepto del lenguaje, y Dios, si existe, tiene que hacerlo fuera del logos. La verdadera experiencia espiritual, que pasa en un presente único y no conoce separación del tiempo, no tiene pasado ni presente, tiene por ende que ser propia e incomunicable. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El eterno retorno.

Para Jib.

     Esta historia es verdadera. Es sobre un hombre que se obsesionó de tal manera con la idea del eterno retorno, que se dedica a leer las mismas páginas una y otra vez creyendo firmemente que con ello saldrá del ciclo. Su lógica le dice que como es un ciclo y por lo tanto una serie de acciones y reacciones que se entrelazan entre ellas hasta llegar al punto de origen, en la repetición del mismo acto encontrará la salida, asegurándose de no llegar al próximo paso, que inevitablemente lo llevaría al principio.
     Todo empezó para él con el concepto de la reencarnación, intentó estudiarla de varias maneras, intentó darle sentido, cultivarla y compartirla, con la idea de perfeccionar su idea de la misma.
     Después se obsesionó con Sísifo, y al unir estos dos paralelos la idea de que no había realmente una salida de la reencarnación, o una linea recta que se manifestaba en varios planos, digamos un aprendizaje con vista a una graduación, un final concreto, sino simplemen…

Campo.

- Que rico amor, hueles a motosierra. - Y... te pone cachonda porque sabes que coges calentito. - ¿Me vas a dar? - Es lo único que quiero hacer, darte.

Fragmento de Vuelta de campana.

"Soñar en ganar no es ganar.
     Miguel Perrineau se estira en la cama doble, disfrutando del espacio extra que le otorga la ausencia de su esposa. Seguro que ya se tomó medio termo de mate y tiene el traje de baño puesto bajo el vestido celeste, si me deja, le voy a hacer el amor. Están alejados. Todavía la pretende y desea como el primer día que la tuvo.
     La clara oscuridad deja percibir los objetos sin imponer su presencia. Unos minutos más no importarán, está de vacaciones. Contempla una paja, el pensamiento se desecha por la falta de estímulo.
     Le cuesta abrir los ojos, rastros de sueño que agregan peso a la piel y restan fuerza a la voluntad. Le molesta la remera, fue un error dormir con ella. Estira, sin mucho esfuerzo, los dedos de los pies. Boca abajo con dos almohadas, una sosteniendo la cabeza, otra apresada por el brazo izquierdo. Podría haber estado así por horas si no se hubiera cuestionado, ahora tiene que levantarse; si vas a hacer algo, q…