Ir al contenido principal

Pr0t3ctor

Alguien dejó esto en mi blog como un comentario anónimo, lo copio y lo pego textual.

" Pr0t3ctor.
Por años he intentado hacer públicos mis conocimientos pero el ojo abrasivo del pr0t3ctor no me lo ha permitido. Dado el carácter ficticio de este comentario, creo que podrá pasar desapercibido por un tiempo. Estoy seguro que el lector informado, sabiendo que todo está indexado, entenderá las tácticas distractoras del mismo.
Ya por los años 5o tenía una necesidad imperiosa de comunicarme con otros fuera del proyecto, pero el estricto celo que nos guardaban no lo hacia posible, sin contar que en ese tiempo nadie me hubiera creído cuando les hablara del Internet o de la tecnología inalámbrica. El proceso de divulgación de los conocimientos lleva un tiempo preciso y tiene que ser cumplido rigurosamente para asegurar la viabilidad del plan, de ninguna manera nos permiten hablar de lo que hemos visto. 
Arriesgo mi vida por una sencilla razón, el plan está fuera de control. Durante la última expedición al depósito en el abismo Chall3nger varios de los que estaban en conocimiento del plan decidieron modificarlo, su razón, egoísta y banal, fue que deseaban ver en uso, la mayoría de la tecnología. Esto ha desfasado la cadena o el ciclo de Alim3ntación, como llamamos al proceso de uso y conservación, que mantiene viable los recursos del planeta. Es necesario, o trazar un nuevo plan o volver el cauce al mismo. Soy partidario de la primera, ya que en el plan original la mayoría de los habitantes del planeta son piezas funcionales y no organismos productivos, cosa que los aleja de su naturaleza, creando malestares innecesarios, conocidos y sufridos por la mayoría.
El pr0tector entiende de ciclos y lenguajes, los maneja, los controla, su poder se basa en entender procesos y manipularlos, su poder no alcanza la naturaleza y no alcanza la espontaneidad. La única manera de liberarnos de su dominio es a través de la levedad de los gestos. Una serie de gestos fuera de los ciclos, o fuera de un resultado inesperado, llamará la atención de otros hombres, y así de otros y otros, creando de apoco espacios en los que se verá la realidad y así el hombre será capaz de forjar su propio camino.  Un gesto inesperado puede salvar a la humanidad. "  

Comentarios

Entradas populares de este blog

El eterno retorno.

Para Jib.

     Esta historia es verdadera. Es sobre un hombre que se obsesionó de tal manera con la idea del eterno retorno, que se dedica a leer las mismas páginas una y otra vez creyendo firmemente que con ello saldrá del ciclo. Su lógica le dice que como es un ciclo y por lo tanto una serie de acciones y reacciones que se entrelazan entre ellas hasta llegar al punto de origen, en la repetición del mismo acto encontrará la salida, asegurándose de no llegar al próximo paso, que inevitablemente lo llevaría al principio.
     Todo empezó para él con el concepto de la reencarnación, intentó estudiarla de varias maneras, intentó darle sentido, cultivarla y compartirla, con la idea de perfeccionar su idea de la misma.
     Después se obsesionó con Sísifo, y al unir estos dos paralelos la idea de que no había realmente una salida de la reencarnación, o una linea recta que se manifestaba en varios planos, digamos un aprendizaje con vista a una graduación, un final concreto, sino simplemen…

Campo.

- Que rico amor, hueles a motosierra. - Y... te pone cachonda porque sabes que coges calentito. - ¿Me vas a dar? - Es lo único que quiero hacer, darte.

Fragmento de Vuelta de campana.

"Soñar en ganar no es ganar.
     Miguel Perrineau se estira en la cama doble, disfrutando del espacio extra que le otorga la ausencia de su esposa. Seguro que ya se tomó medio termo de mate y tiene el traje de baño puesto bajo el vestido celeste, si me deja, le voy a hacer el amor. Están alejados. Todavía la pretende y desea como el primer día que la tuvo.
     La clara oscuridad deja percibir los objetos sin imponer su presencia. Unos minutos más no importarán, está de vacaciones. Contempla una paja, el pensamiento se desecha por la falta de estímulo.
     Le cuesta abrir los ojos, rastros de sueño que agregan peso a la piel y restan fuerza a la voluntad. Le molesta la remera, fue un error dormir con ella. Estira, sin mucho esfuerzo, los dedos de los pies. Boca abajo con dos almohadas, una sosteniendo la cabeza, otra apresada por el brazo izquierdo. Podría haber estado así por horas si no se hubiera cuestionado, ahora tiene que levantarse; si vas a hacer algo, q…