Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2014

Baldomero.

Baldomero hace arepas en la playa. Dejó el colegio a los dieciséis años, en cuarto de bachillerato, y se fue a la playa. Consiguió una buena casa en la que necesitaban un cuidador y se puso a hacer arepas para ganar dinero, le gustó, de esto hace veinte años. Pasó por varios lugares hasta tener suficiente para armarse su ranchito, cerquita del mar, se hizo un carrito con chapa, con un bracero en el medio, y se marcó una ruta, la misma, todos los días y todo el día. Baldomero pasa diez horas diarias caminando por las calles del pueblo, vende arepas solas, con mantequilla y con queso. Baldomero no cree en la monogamia, no cree en Dios y no cree en el gobierno, cree en el pan, y lo dice siempre, “el paraíso es la panza llena”, y por eso el nombre de su carro, “El cielo en una arepa”.

La verdad sobre el asesino del parque San Martin

Cuando asesinaron de tres balazos, realmente tiraron nueve pero el homicida bisoño no derrocha en puntería, a German el nazi justiciero, en la calle se habló de un castigo por parte del Topo y sus delivery de drogas, por un momento hasta yo pensé que esa historia podía ser cierta, y tenía sentido, ya había llevado a juicio a dos y estaba realizando averiguaciones sobre el tercero, unas semanas atrás se había envalentonado con un treinta y ocho sobre la puerta de la casa de un pudiente, en plena transacción el delivery todavía sosteniendo la mercancía y el comprador en pantuflas con la plata en mano, la escena no terminó en tiros por que el delivery quiso proteger la identidad del comprador desapareciendo como prueba, astuto el muchacho, violento el German, torpe el cliente, así que todos aceptamos la historia. Aunque buen cliente, el German no dejaba de ser Nazi, no jugaba al ajedrez con las piezas negras, todos los libros de la segunda guerra eran mentira, igual me los compraba, para…