Ir al contenido principal

La Fe.

A mis amigos de la red.

El Imperio dividió el mundo en Ciudades, Plantaciones y Ruinas. Aquellos que decidían involucrarse con la producción se unían a las Ciudades; un promedio de cuarenta kilómetros de fábricas, edificios de cien pisos, instituciones educativas y centros de entretenimiento. El que no se adaptaba era expulsado a las Ruinas; cientos de kilómetros de construcción libre sin protección del estado. Las Maquinas se encargaban de las Plantaciones; producían vegetales y animales, genéticamente modificados para aguantar las altas dosis de polución y radioactividad.
La Energía, que antes había unido a la humanidad, fue desestimada por el imperio como inservible y poco productiva, miles de años antes habían declarado sus intenciones bajo el lema “la religión es veneno”.
Los primeros quinientos años, después de la toma absoluta de poder, los Sacerdotes de la orden de la Nada, caminaron por las ruinas buscando hombres dispuestos a dar El Primer Paso hacia la Energía. La Orden de la Nada conservaba las fórmulas secretas. A veces un Sacerdote pasaba toda su vida con un solo hombre, a veces uno solo podía convertir a toda una tribu, nunca midieron su trabajo en cantidad. Su método era el siguiente; primero establecían contacto con la persona, segundo se aseguraban de entender su realidad, y tercero, de acuerdo a su realidad y en su lenguaje, les enseñaban a dar el Primer Paso.
La Nada funcionaba en silencio, se alejaban de la masificación y de la propaganda, las maneras del imperio, ya que para ellos sería necesario aferrarse a reglas específicas y la Nada buscaba la manera de cada hombre, no al revés. Los Sacerdotes no tenían contacto entre ellos, a veces se reconocían en una comunidad o se encontraban en un camino, entonces se saludaban como hombres. Eran escogidos y educados por los Maestros, que se comunicaban entre sí a través del Segundo Paso.
Después de quinientos años las ruinas se llenaron sin control y el caos se adueñó por completo de sus habitantes. Algunos grupos, pequeños, lograban unirse, protegerse y amarse, si crecían demasiado el imperio los disolvía. Bajo estas condiciones, un consiglio de Maestros decidió cambiar el proceso, instaurar un orden, agilizar el intercambio de información, simplificar el conocimiento sobre la Energía. Decidieron construir establecimientos en las ruinas y comunicar a los sacerdotes, estos establecimientos unirían a un grupo grande de hombres al mismo tiempo y facilitaría la tarea de comunicación, ya no aceptarían a los hombres como individuos, los verían como un grupo. A través de la Energía que podían Materializar los maestros desde el Tercer Paso, construyeron Portales, estos dirigían al individuo, a través del Segundo Paso, a las estrellas. El Primer Paso, el necesario para la comprensión espacial, se convirtió en una formalidad, dar literalmente un paso hacia al vacío, entrar, atravesar un umbral. Se creó una desviación del orden natural. Aquel hombre cansado del imperio, huyendo hacia las ruinas en busca de otra verdad, o expulsado por su desobediencia, se vería atraído hacia el camino del universo, pero entrenado en el seno del imperio y sus maneras, elegiría el camino más rápido y aprovecharía el atajo de saltar el Primer Paso utilizando el portal, aceptaría un camino establecido en vez de encontrar el propio. Así quedan las almas perdidas en las estrellas, funcionando en esta realidad, con una visión cosmológica, pero no sabiendo utilizarla, perdidos en una mentira, ayudando en su ceguéz al imperio, ya que la fuerza imperante se beneficia de la neutralidad de las inferiores.  Diez mil almas se perdieron en los primeros intentos, doscientas mil en los primeros años, y el consiglio de Maestros, lejos de cerrar las puertas, aumentó las invitaciones y perfeccionó los discursos.
Un Maestro llamado Pla se rebeló contra el método. Entonces, contactó a un joven sacerdote llamado Sesiom, y lo educó en las artes de los Tres Pasos, le enseñó los lenguajes de los Tres Niveles, y le enseño a levantar el velo que oculta el corazón de los hombres, y así ver su verdad. Cuando terminó su educación le dijo, “tu misión es encontrar y cerrar los portales, el imperio ha corrompido nuestra casa de conocimiento, los maestros han olvidado el orden exponencial, están cegados por la impotencia y la desesperación”.
Sesiom comprendió al instante.
Pla cortó comunicaciones con el Segundo Paso para no ser visto, se empezó a mover en el mundo de los mortales colaborando para que los hombres dieran el Primer Paso por sí mismos, sin la falsa ayuda de la estandarización, y en el tercero, para ayudar a Sesiom a conseguir las fórmulas correctas que lo ayudarían a triunfar en su empresa.
Sesiom se vistió con la túnica de Próxima Centaura, empuño el libro de las fórmulas y se dirigió hacia las tierras de Otpige, dónde los maestros corruptos habían instalado el primer portal, protegido por soldados reales, primer señal de la desviación de la energía.
Esta historia me fue revelada por el mismo Pla una vez que di el primer paso junto con el consejo supremo “Los hombres pertenecen al mundo, el mundo es parte del universo, la verdad es lo que pasa y es compartida, la realidad es manipulable, la nada no existe y todo cabe en ella”.
Sesiom continúa su lucha.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Otro.

Estaban desnudos en la cama. Ella se había quedado dormida. Él, sin miedo a ofenderla, se salió del abrazo, se puso el jean sin ropa interior y se fue a la cocina. Se sirvió un vaso de agua y mientras se lo tomaba vio que quedaba medio cigarro de flores en el cenicero. Se sentó frente a la estufa y lo encendió. Era invierno, pero como a él le gustaba el calor quemaba leña. Todavía había un poco de fuego. No había sido tan largo, pero sí bueno, muy bueno e intenso, ninguno de los dos puso todo, pero tampoco guardaron nada, fue como siempre tendría que ser, descubrir al otro y a través del otro a uno mismo. Por un momento el trabajo ocupó su atención, pero enseguida recitó su mantra y logró desechar el pensamiento. Se terminó el cigarro. Empezó a pensar en la mujer acostada en la cama y enseguida repitió el mantra: los otros no existen.      Una cosa es estar solo, y otra es estar en soledad con la compañía de los otros. El recuerdo y la memoria generan sentimientos, pero las …

El eterno retorno.

Para Jib.

     Esta historia es verdadera. Es sobre un hombre que se obsesionó de tal manera con la idea del eterno retorno, que se dedica a leer las mismas páginas una y otra vez creyendo firmemente que con ello saldrá del ciclo. Su lógica le dice que como es un ciclo y por lo tanto una serie de acciones y reacciones que se entrelazan entre ellas hasta llegar al punto de origen, en la repetición del mismo acto encontrará la salida, asegurándose de no llegar al próximo paso, que inevitablemente lo llevaría al principio.
     Todo empezó para él con el concepto de la reencarnación, intentó estudiarla de varias maneras, intentó darle sentido, cultivarla y compartirla, con la idea de perfeccionar su idea de la misma.
     Después se obsesionó con Sísifo, y al unir estos dos paralelos la idea de que no había realmente una salida de la reencarnación, o una linea recta que se manifestaba en varios planos, digamos un aprendizaje con vista a una graduación, un final concreto, sino simplemen…

Amor sin hijos.

1. "Te cambia la vida", "Te da mucha fuerza", "Ves todo de otra manera". Frases utilizadas para describir la experiencia de tener hijos, que también se usan cuando se tiene una enfermedad terminal, o cuando te vuelves millonario. No todo lo que te determina y modifica tus decisiones es necesariamente bueno, es simplemente eso, algo que te determina y modifica tu visión y tu percepción de la realidad.
2. Como todo lo real tener hijos tiene cosas buenas y malas, pero por qué existe un énfasis tan grande en unir a los niños con la felicidad. Nuestro concepto de felicidad es aprendido. Todo lo que se me ha enseñado ha sido por un fin.
3. El sistema es el que me enseña. La principal tarea de un sistema es perpetuarse a si mismo. La vida del hombre, consumidor, es finita, obviamente se necesitan más hombres para seguir consumiendo. ¿Existe la sobre población para el sistema? por supuesto que no, al dueño del negocio poco le importa quedarse sin mercadería, su p…