Ir al contenido principal

Hoy


     Se me pasó el despertador, a mi mujer también. Empezamos los mates con una hora de retraso, tranquilos igual, yo anoche escribí bastante así que no me hago problemas, ella todavía tiene un par de horas para ir al trabajo. Ninguno se hace problemas. Pongo a calentar el agua mientras arreglo un par de cosas y enciendo la computadora. Queda budín del que hicimos anoche. Mate, budín, casero, noticias. El mar está negro. El cielo gris. Internet dice que va llover; yo hoy afuera tengo que correr y tengo que buscar leña. Estoy sin leña. Para hoy tengo. Salgo a correr primero, después busco leña. Nunca me gustó correr, lo mío siempre fue el agua y saltar la cuerda, mucha bici también. Pero tengo un amigo al que le va bien en la vida, y el corre, y no ha más que recomendármelo, cedí. Hay que ceder. Mi perra siempre conmigo, marca el paso. Camino de tierra, acacias florecidas. De ida voy viendo el monte, los pájaros, los árboles, de vuelta el mar, hoy negro. El cielo sigue amenazante. Hago siete kilómetros, tranquilo porque tengo que guardar energía para la leña, mi perra entiende, me acompaña siempre. Vuelvo a casa, me pongo el sobretodo, agarro el carro, el hacha. Al monte. Decido explorar un nuevo lugar. Mi perra siempre a mi lado. Encuentro un rastro de ramitas, lo sigo, alguien ha estado sacando árboles grandes, las ramas medianas quedan atrás, para mí que ando sin motosierra, es perfecto. Hacho. Recolecto. Acomodo en el carro. Repito. De pronto, hacia la ruta, escucho a mi perra llorar, suelto al hacha y voy corriendo, grito su nombre, no viene, la escucho quejarse de nuevo, la llamo de nuevo, nada. Llego a la ruta, viene corriendo hacia mi, un vecino pasó con sus perros y se agarraron un poco, me explica el paisano, la reviso, está bien. El hombre se hace responsable "esta la agarró fuerte, pero estaban jugando", contesto, "no hay problema", el vecino quiere dejar en claro que nada ha pasado, y pregunta, "monteando?", acepto y contesto, "monteando, leña siempre falta y todavía queda frio", contesta, "queda si , queda ", y termina de sellar la fraternidad, "este monte es bueno, mucho para sacar ahí, no agarre del eucalipto de allí que no enciende, no es de la variedad de aquella, que si enciende", vuelvo al trabajo, "gracias, que tenga buen día, nos vemos a la vuelta", y el se despide, "nos vemos". Vuelvo a casa con el carro lleno, me doy un baño caliente, apronto el mate, me armo un cigarro de marihuana y escribo esto, mientras espero que mis amigos de Alemania lleguen de Brasil.  

Comentarios

Cassandra Cross ha dicho que…
Las pequeñas cosas de la vida buena. :)

Entradas populares de este blog

El eterno retorno.

Para Jib.

     Esta historia es verdadera. Es sobre un hombre que se obsesionó de tal manera con la idea del eterno retorno, que se dedica a leer las mismas páginas una y otra vez creyendo firmemente que con ello saldrá del ciclo. Su lógica le dice que como es un ciclo y por lo tanto una serie de acciones y reacciones que se entrelazan entre ellas hasta llegar al punto de origen, en la repetición del mismo acto encontrará la salida, asegurándose de no llegar al próximo paso, que inevitablemente lo llevaría al principio.
     Todo empezó para él con el concepto de la reencarnación, intentó estudiarla de varias maneras, intentó darle sentido, cultivarla y compartirla, con la idea de perfeccionar su idea de la misma.
     Después se obsesionó con Sísifo, y al unir estos dos paralelos la idea de que no había realmente una salida de la reencarnación, o una linea recta que se manifestaba en varios planos, digamos un aprendizaje con vista a una graduación, un final concreto, sino simplemen…

Campo.

- Que rico amor, hueles a motosierra. - Y... te pone cachonda porque sabes que coges calentito. - ¿Me vas a dar? - Es lo único que quiero hacer, darte.

Fragmento de Vuelta de campana.

"Soñar en ganar no es ganar.
     Miguel Perrineau se estira en la cama doble, disfrutando del espacio extra que le otorga la ausencia de su esposa. Seguro que ya se tomó medio termo de mate y tiene el traje de baño puesto bajo el vestido celeste, si me deja, le voy a hacer el amor. Están alejados. Todavía la pretende y desea como el primer día que la tuvo.
     La clara oscuridad deja percibir los objetos sin imponer su presencia. Unos minutos más no importarán, está de vacaciones. Contempla una paja, el pensamiento se desecha por la falta de estímulo.
     Le cuesta abrir los ojos, rastros de sueño que agregan peso a la piel y restan fuerza a la voluntad. Le molesta la remera, fue un error dormir con ella. Estira, sin mucho esfuerzo, los dedos de los pies. Boca abajo con dos almohadas, una sosteniendo la cabeza, otra apresada por el brazo izquierdo. Podría haber estado así por horas si no se hubiera cuestionado, ahora tiene que levantarse; si vas a hacer algo, q…