Ir al contenido principal

Metempsicosis

Borges, bloom, héctor baptista, vuelta de campana, james joyce, cotázar, literatura latinoamericana, metempsicosis, irlanda, carrey, jim, yes

metempsicosis, is from the greek, translate of the soul, los mismos ojos... pensó el señor Bloom, lo que me gusta, es la nada, pero me siento mal, estoy viviendo con un extraño, que fea sensación, la sensación de que el tiempo pasó en vano de que a pesar de todos los años no nos conocemos, no tienes idea, pero no reincarnation, eso piensa Bloom, que vivimos de cuerpo en cuerpo, que algunos hasta recuerdan, y después vuelve, metempsicosis y da un ejemplo de la cama, y piensa té antes que la leche, tres y seis, no sé, quién lee el Ulises, nadie, yo lo escucho, repite metempsicosis, y dice que algunos se podían pasar a un animal o un árbol y ahí Molly dice, huele a quemado, y si el señor Bloom había dejado algo en el fuego, un riñón, nada grave igual se le quemó un poco, nada más, con su té y su riñón, que desayuno glorioso que se come ese señor, pero qué mal que está de la cabeza, parece que está en otro lado, haciendo otra cosa, yo esta mañana me comí un desayuno excelente, también estaba en otro lado, ahora mismo estoy escribiendo esto y escuchando el Ulises y Bloom piensa en una carta, daydreaming le dicen, multitasking, capaz de hacer varias cosas al mismo tiempo, todas salen mal, pero bueno, uno las hace igual, lástima la voz, tenía a este hombre con otra voz, pero está muy bueno el tiempo, la teatralidad le da otra cosa, hombres con mujer pensando en otras mujeres, o no, simplemente pensando en lo poco que saben de la suya, la que tienen al lado, friend of the family, those girls those girls those lovely sea side girls, por qué nuestra cabeza tiene que gastar tanto tiempo en la pareja, qué tiempo perdido, qué estupidez, y la suerte de no tener niños, tal vez Joyce lo sabía, si el personaje tiene niños, está muerto, a menos por supuesto que sea un hijo de puta, he stood up, y siempre el gato en la cocina, me pregunto por qué un gato y no un perro, me imagino que siempre es más fácil tener un gato, mientras no sea Archuleto, el gato de un amigo, un gato malo malo, lindo el hijo de puta, pero malo, cuando era chiquito y me quedaba a dormir borracho en lo de mi amigo el Archuleto me mordía la cara toda la noche, la última vez que lo vi me mordió los pies, malo el Archuleto, lindo, gordo, precioso la verdad, pero malo, where is my hat by the way, funny I don´t remember that, todos los hombres perdemos el sombrero en algún momento, mi mujer se hace un té y no me ofrece, a lo mejor es lo mejor, que pensará esa persona, no tengo idea, el señor bloom sale de su casa, como todos, no somos nada, cambiables, nada más indispensable que un hombre, life must be so, need certainly, me da un poco de asco lo que hago, apoyado de algo, pero por dentro, es la idea no, mostrar lo de adentro, mostrar la imagen que tengo adentro, ser lo más especifico posible, lo que pienso, lo que se piensa, cómo se piensa, pero nadie sabe, nos intentamos poner de acuerdo, se pierde mucho en la traducción, siempre, poetical idea, siempre, y un funeral, y las campanas, la muerte y el sonido, mi mujer me ofrece té, la muerte y el sonido, le digo que sí, siempre mejor decir que sí, el sí no es confuso, el no siempre trae una pregunta detrás, una conclusión, es un posible problema, el sí continua con lo que viene y todavía te deja tiempo de no hacer nada, justo ayer vi Yes de Jim Carrey, película mediocre, tiene sus momentos, pero no pasa nada, el señor Bloom, termina saliendo de la casa, un funeral y un hombre tranquilo, como decía Mori Ogai: espectador, humor y ocio    

Comentarios

Ivi Sanchez ha dicho que…
Profundo, entretenido, y con increible cadencia. Lleno de referencia. Me encanto
Alejandra Ortiz ha dicho que…
👍 Excelente, me encanto!

Entradas populares de este blog

1.

El hombre, de vista ya vivido, comenzó la escena con el comentario,"bien ahí, bancando", llevaba bombacha y boina de fieltro, alpargatas y camisa de lana. Su comentario aludiendo al hecho, bastante ridículo para el ojo capitalista, de tener un puesto de libros abierto en una calle en la que circulan tres personas por hora, en un pueblo bastante desierto. Día soleado de otoño en el sur, pero no tanto. Al final de la calle se puede ver el mar. Continuó el hombre, "una vez bajo un ombú el mestizo Silva, hijo de negro y mulata, me contó cómo aprendió a leer y escribir, trabajaba en una estación de ferrocarril por el cerro largo, y le llegaban a la estación de tren, dónde trabajaba, las cajas de Europa, él las descargaba y las acomodaba en el carro, agarraba un palito y copiaba en la tierra los dibujos que estaban en la madera, la primera palabra que aprendió fue Montevideo, el patrón un día lo vio en esa y le dijo, si quiere aprender le enseñamos en la casa grande, y …

Por qué Dios no habla tu idioma.

Varias veces el Sefer Yetsirah nos dice que tenemos que combinar, “Todo con Aleph, Aleph con todo, todo con Beth, Beth con todo” al final el libro nos da la clave, “Cuando Abraham, nuestro padre, entró en el flujo de la vida, el vio, el miró, el exploró, el articuló, el colocó, el grabó, el combinó, el estructuró y elevó con sus manos, y después recibió todo…”.
Nos recuerda Alister Crowley “El Libro de la Ley está Escrito y Encubierto”.
Vivimos dentro de un lenguaje. Desde que nacemos, estamos en constante programación, programación que nos aleja de la naturaleza, de lo primordial, como indican las supersticiones, el conocimiento nos alejó del paraíso, del paraíso en el que viven los animales que no conocen la dualidad, la separación de su ser, el espacio que existe entre instinto y lenguaje.
Si vivimos dentro de este lenguaje, cómo podríamos entender otro. Para comprender otro idioma se necesita un traductor, pero que pasa si ese traductor no estuviese, que pasa si dos personas q…

Eco.

La historia se repite por internet con la correspondiente distorsión que genera ese eco subjetivo, que rebota y se repite no con la frialdad matemática de la acústica, sino con la cálida interpretación de lo humano. Nada es claro, ni la fecha, ni el lugar, y como ocurre generalmente con estas historias de la antigua Grecia, la gente se toma licencias. Es más, en algunos lugares, le adjudican la historia a otro período y a otros personajes, en algunos a Groucho Marx, y en otros, a Rumi. Pero la mayoría parece estar de acuerdo en que ocurrió en un jardín y bajo una parra, y que fue así:
     Un estudiante se acerca a Epicuro, que estaba en su jardín y bajo una parra, y le pregunta: "Maestro, por algún lado tiene que comenzar todo, ¿Cuál es el primer paso hacia la iluminación?". A lo que Epicuro le contesta: "Reírse de uno mismo".