Ir al contenido principal

Amor sin hijos.

1. "Te cambia la vida", "Te da mucha fuerza", "Ves todo de otra manera". Frases utilizadas para describir la experiencia de tener hijos, que también se usan cuando se tiene una enfermedad terminal, o cuando te vuelves millonario. No todo lo que te determina y modifica tus decisiones es necesariamente bueno, es simplemente eso, algo que te determina y modifica tu visión y tu percepción de la realidad.

2. Como todo lo real tener hijos tiene cosas buenas y malas, pero por qué existe un énfasis tan grande en unir a los niños con la felicidad. Nuestro concepto de felicidad es aprendido. Todo lo que se me ha enseñado ha sido por un fin.

3. El sistema es el que me enseña. La principal tarea de un sistema es perpetuarse a si mismo. La vida del hombre, consumidor, es finita, obviamente se necesitan más hombres para seguir consumiendo. ¿Existe la sobre población para el sistema? por supuesto que no, al dueño del negocio poco le importa quedarse sin mercadería, su problema es el contrario. El único producto que el sistema no puede vender lo une a una excusa para consumir. El amor hacia los hijos está unido a la calidad de sus cosas.

4. ¿Qué es el amor? ¿A quién está destinado? ¿Quién puede medir su intensidad? Con qué autoridad puede un ser humano decirle a otro que existen calidades de amor, o lazos de el mismo que pueden ser más fuertes que otros. El amor adora el acto y aborrece la palabra. La renuncia es el acto de un entrenamiento, es la expresión de una conducta. Dejar de hacer o hacer por otro no es un acto de amor, es un acto de fuerza. Cada quién sabe cómo ama y de qué manera, no hay modo para el amor.

5. La Naturaleza. Yo escribo, leo, me visto, voy al baño en un cubículo que maneja mis residuos para que yo pueda vivir de una manera higiénica, porque conozco de microorganismos. Respiro, como, me entreno, cosecho vegetales de mi huerta y tengo internet. Lejos estoy del cavernícola que se mueve por instinto. Por qué si no puedo usar la excusa de la naturaleza para robar, matar o violar, la puedo utilizar para el hecho biológico de tener hijos. Hoy en día la mayoría de los niños se tienen bajo un "plan" absolutamente antinatural. La mujer está dispuesta a tener hijos desde el momento de su desarrollo, que ocurre bajo la mayoría de edad, en la cual no puede tener relaciones sexuales de manera libre, el estado administra la edad adecuada para la concepción, por lo cual lo único natural que queda es el embarazo mismo y el parto, que aunque un grupo pequeño de la población decide hacerlo de manera "natural", no es la mayoría, y no es algo que este disponible a un nivel popular. Tener hijos hoy en día no es un acto libre y natural, al contrario, está absolutamente regulado y controlado. No solo eso, una vez que el bebe se convierte en niño, se controla todo su crecimiento, y los padres están obligados a rendir cuentas frente al estado sobre el desarrollo del mismo.

6. El control. Desde que la historia es historia, a las mujeres se les une a sus hijos y se les pone en un lugar detrás de su descendencia bajo la excusa de la responsabilidad y las creencias culturales y religiosas. A los hombres se nos implanta también el discurso de la responsabilidad junto con la mentira de tener la tarea sagrada de "guiar a la familia". Así ambos, padre y madre, quedan libres de hacer, siempre y cuando sus actos no afecten al hijo según estándares sociales. Quedan mutilados, el ejemplo perfecto un hombre o mujer sin hijos puede hacer todo lo que uno con hijos puede, viceversa no es el mismo caso. Los padres quedan encerrados en horarios, tareas económicas y responsabilidades civiles. A cambio de esto el sistema les dice que están experimentando la felicidad, y se nutre el concepto de nicho, de paréntesis.

7. En vez de rendirse al embudo familiar aceptar el abanico comunitario. No necesitar la excusa de la linea sanguínea para dar y recibir amor. Que los sentimientos sean libres.

8 . La felicidad como bienestar y la ausencia de malestar. Amar libremente, tener tiempo para trabajar por toda la comunidad y no para un solo individuo que pertenezca a esta.

9. La experiencia no es transmisible. Experimentar la vida sin hijos es tan "especial" como tenerlos. Son experiencias diferentes. Intentar medir la calidad de una experiencia es ridículo.

10. Tener hijos como un acto biológico y experimentar a partir de la realidad. 

11. Como ejercicio práctico. Mirar a los adultos mayores de 30, ver cuantos tienen hijos y preguntarse: ¿por qué? 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
A piece with great deep content, that calls for ponderation for family and social values in everyone .
Jaun ha dicho que…
Mirate este de Michael McIntyre.

Entradas populares de este blog

El eterno retorno.

Para Jib.

     Esta historia es verdadera. Es sobre un hombre que se obsesionó de tal manera con la idea del eterno retorno, que se dedica a leer las mismas páginas una y otra vez creyendo firmemente que con ello saldrá del ciclo. Su lógica le dice que como es un ciclo y por lo tanto una serie de acciones y reacciones que se entrelazan entre ellas hasta llegar al punto de origen, en la repetición del mismo acto encontrará la salida, asegurándose de no llegar al próximo paso, que inevitablemente lo llevaría al principio.
     Todo empezó para él con el concepto de la reencarnación, intentó estudiarla de varias maneras, intentó darle sentido, cultivarla y compartirla, con la idea de perfeccionar su idea de la misma.
     Después se obsesionó con Sísifo, y al unir estos dos paralelos la idea de que no había realmente una salida de la reencarnación, o una linea recta que se manifestaba en varios planos, digamos un aprendizaje con vista a una graduación, un final concreto, sino simplemen…

El Otro.

Estaban desnudos en la cama. Ella se había quedado dormida. Él, sin miedo a ofenderla, se salió del abrazo, se puso el jean sin ropa interior y se fue a la cocina. Se sirvió un vaso de agua y mientras se lo tomaba vio que quedaba medio cigarro de flores en el cenicero. Se sentó frente a la estufa y lo encendió. Era invierno, pero como a él le gustaba el calor quemaba leña. Todavía había un poco de fuego. No había sido tan largo, pero sí bueno, muy bueno e intenso, ninguno de los dos puso todo, pero tampoco guardaron nada, fue como siempre tendría que ser, descubrir al otro y a través del otro a uno mismo. Por un momento el trabajo ocupó su atención, pero enseguida recitó su mantra y logró desechar el pensamiento. Se terminó el cigarro. Empezó a pensar en la mujer acostada en la cama y enseguida repitió el mantra: los otros no existen.      Una cosa es estar solo, y otra es estar en soledad con la compañía de los otros. El recuerdo y la memoria generan sentimientos, pero las …