Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2016

Amistad.

- Guats ap gansta!!!!!
Trabajando como negro - 
- Y eres muy blanco así que es una desgracia.

? -
- Acabo de encender uno, y en un rato me voy a  poner a laburar, vienes?

Que hijo de puta -
- Adeeeeeeeeeentro.

-Vienes? 
Imposible, no te fumes todo - 
- Esclavo de mierda.

Hippie - 
- Tu mujer te manda saludos, pero con la mano porque tiene la boca ocupada.

Mi mujer nunca se la chuparía a un pobre - 
- Es verdad es a ti al que le gusta sucia.

Finísimo - 
- Ven.

Imposible - 
- Que esclavo de mierda

Que hippie de mierda -
- Y qué más?

Estoy trabajando!!! -
- Daaaaaaaaale.

Qué se yo, todavía no encuentro depto -
- Cómo puede ser?!!! que tipo....

- Vas a terminar viviendo en la calle, rico y en  la calle, todavía no te defines y tienes casi  cuarenta, looser

- Todo el día ahí sentado, ganando kilos , y no  tienes ni dónde vivir, eres la alfombra de  bienvenida en la escalera corporativa

No es un tema de plata -
- Maldito burgues

- Es un tema de que no encuentras nada que te  guste, y la ciudad es una m…

El día que Huan y Lhei se olieron.

Se movía inquieto en el cuarto de tres por dos. La cama estaba guardada, bien hecha, junto con la mesa, si ella quería ordenar comida la sacaría, se había asegurado de limpiarla bien. Había escogido como mobiliario un sillón de dos plazas y una pequeña mesa en el centro. Para las paredes eligió la vista de la ciudad, la vista que tendría su espacio si diera a una pared exterior y no a otro departamento, en un piso cuarenta y dos, casi en el centro de cien unidades iguales a la de él. Había comprado una botella de vino, unos cubos de queso, algunas zanahorias, galletas de harina y orégano, y unas bolitas de soja rellenas de pollo que calentaría cuando ella se sentara. Huan tenía todo bien preparado. Solo él sabía cuanto le había costado conseguir a alguien que realmente le agradara, horas y horas, días, meses en las redes mirando fotos, estudiando perfiles, viendo vídeos, escuchando la música que compartían. Había llegado bastante lejos con un par, hasta se vio en persona con dos,…

Kombi, Lluvia y Jazz.

Yo lo había visto a él en el taller literario, él fue a la primera clase y después no pudo ir más porque tenía que quedarse a cuidar a sus hijas, por eso y porque odiaba profundamente al tipo que daba el taller, él y todos los que fuimos a ese taller, el primero día éramos catorce, el segundo fueron tres, y al final quedó el tipo solo con una viejita, que se joda por pelotudo, bueno no importa, no quería contar sobre lo pelotudo que es el tipo que daba el taller literario, quería contar sobre él, después lo vi en las clases de música, él estaba aprendiendo a tocar la trompeta y yo iba para practicar el saxo y preparar un par de temas para ver si me animo a tocar en público de una vez por todas, mi relación con el saxo es rara, yo no soy un músico de fogón, estoy casi seguro que no tengo nada de oído, y no me sé ninguna canción, me gusta agarrar el instrumento y tocar, muy afinado, lo que a mi me de la gana, bueno esto tampoco es sobre mi relación con el saxofón, el tema es que a…

Fumar.

El hombre se sentó frente a mi en una pequeña mesa redonda. Tenía una chaqueta de cuero marrón liviana, en la cabeza una boina marrón gastada dejaba salir un pelo corto gris, no recuerdo su camisa, pero tenía un color claro, recuerdo que era flaco, de unos cincuenta años, llevaba una barba fuerte de un día o dos, canosa, tenía los ojos verdes, un poco grises, y te podía sostener la mirada.
     Se sacó los zapatos, y del bolsillo de la chaqueta, una cartuchera de cuero marrón gastada, la abrió, sacó papel de liar, una lata de tabaco, pidió un café en alemán, y muy lentamente pero con gran firmeza, comenzó a armar un cigarrillo.
     Tomó el papel y lo acarició en su longitud con la punta de los dedos, con ambas manos, del centro hacia afuera, lo hizo dos veces, lo sostuvo con la mano izquierda y con la derecha tomó un poco de tabaco, lo pesó, y moviendo ligeramente la yema de los dedos soltó algunas hebras de nuevo en la lata, pesó de nuevo, volvió a un ligero movimiento de yemas…