Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

Bizcochos.

El señor tiene 43 años, es gordo y lleva chaqueta de cuero marrón y boina negra. La señora tiene 51 años, es flaca y alta, lleva el pelo castaño y canoso atado en una cola de caballo, va con jeans y una blusa de flores. El dueño de la tienda es flaco y tiene una camisa de cuadros. Manuel lleva bata blanca de trabajo, es pelado y usa bigote, se acerca con una escoba.
- Disculpe señora, qué está haciendo, yo estaba acá primero. - Y? - Que está usted agarrando los bizcochos de queso, son los últimos, yo los iba a agarrar. - Bueno, yo ya los agarré. - Si pero yo estaba acá primero. - Usted simplemente está ahí parado. - Si pero porque no podía abrir la bolsa, estás bolsas vienen muy pegadas y es difícil abrirlas, estaba intentando abrirla. - Mire la verdad que ese es su problema, usted ni siquiera está frente a la bandeja. - Estoy bastante cerca, y no hay que estar frente a la bandeja, algunos agarramos un poco de costado. - Nadie agarra de costado. - Yo agarro de costado.��…

Palabra.

Que continúe por siempre el eco cósmico de este momento maravilloso, que de tan completo y hermoso esa primera vez, generó un incontenible e irreversible big bang  que reverbera en la eternidad. El eco hace su viaje infinito y vuelve, desafía la lógica, pone en evidencia el carácter cíclico de toda imagen. Lo espero con ansias, lo disfruto a pleno cuando aparece, y confirmo con dicha lo que corrobora su regreso, una vez descubierta una verdad, jamás desaparece. Así pasa esto, la palabra como triunfo del lenguaje, Uróboros de significado, hacer para estar haciendo, escribir por escribir.

Milagro.

Su entendimiento del texto sagrado se confirmó con el siguiente pensamiento:      "Al final es mucho más sencillo de lo que parece, porque no se trata de buscar o esperar un evento extraordinario en la vida, se trata de aceptar el evento extraordinario de la vida. "