Ir al contenido principal

Mirada.

- Me juego todo por la mirada de esa Morena.
- No me cabe duda.
- Mira lo que es esa mujer, mira como ve.
- Es muy linda si, pero nada más.
- Hay que ser de piedra, por Dios, si es que te estruja la medula con la mirada. Ni siquiera es tan linda, es flaca, nada más, y tiene mucho maquillaje, pero mantiene esos ojos arriba, que cosa más linda. 
- Exagerado, hey, a dónde vas.
- A hablar con ella.
- Tranquilo hombre.
- La tranquilidad es para los muertos y yo todavía estoy vivo.
- Ah, te cagaron.
- Si, no importa espero a que dejen de comer, mejor, así la veo un poco más.
- Bueno, disimula un poco.
- Claro claro. Mira como come, esa mujer es una bestia en la cama.
- Si, come bien. Pidamos otro trago. Te pones como un animal.
- Soy un animal. Ya bastante me cuesta estar acá sentado, calmando las ganas con alcohol, me aguanto todo, los culos, las tetas, los rulos, lo que quieras, pero esa mirado es demasiado animal, aguanto lo que quieras y no me muevo, pero eso, eso es demasiado. Ver todo el tiempo el objeto de deseo y comportarse es una cosa, pero eso de la mirada es otro mundo, otra galaxia, otra profundidad, ahí no me controlan y soy libre.
- Venga. Tragos.
- Tragos.
- Te vuelves loco hombre. Así te pusiste con la que cocinaba raro y mira como te fue. En una fiesta, una vez la viste cocinar y eso fue todo.
- Esa mujer cocinaba que era un encanto, cero receta, totalmente instintivo, delineaba con dos o tres cosas y se mandaba.
- Si, si.
- Resolvía los problemas en el momento, el pollo medio duro, lo tostaba, y hacía una salsa rápido, el arroz se le estaba pasando, aceite de oliva fuego al máximo un segundo y adiós problemas, un poquito más acá, más fuerte, más suave, era una maravilla, nada la sorprendía, y encaraba todo, una caradura.
- Si, nunca un plato igual esa mujer.
- Una Artista.
- Una psicótica! y te fue muy mal! como te hizo llorar esas mujer, y ahora te vas con una mirada bonita, tal vez te llama la atención porque te quiere matar, te debe odiar y todavía no te conoce, y eso es lo que te calienta.
- Oye hombre, qué te pasa, cuál es la hostilidad.
- Nada. Bueno si, que ya se ve que no vamos nada al cine y si vamos ya sé de que vamos a hablar.
- De lo que siempre hablamos.
- Si, de qué más, de mujeres.
- Mira, que bocados, esta te deja seco.
- Dale, esa es tu linea de entrada.
- ¿Linea de entrada?¿Cuantas veces al día piensas que esa mujer dice que no?
- Tres, cuatro veces que tiene que decir literalmente que no, después unas tres o cuatro más que directamente ignora, todos los días.
- Y cuántos tipos debe tener a los que no les dice que no, pero tampoco que si, de esos que mantienen ahí.
- Debe manejar unos diez tipos.
- Por lo menos.
- Estamos muy en desventaja amigo
- Muy en desventaja ¿qué crees que haría falta para que diga que si?
- Nada. Esa mujer se viene limpiando hombres desde los trece años, olvídate, ya lo escuchó todo y lo vio todo, no tienes nada frente a ella, y si lo tuvieras no lo podrías mantener.
- No.
- Anda con la verdad y que ella elija.
- No hay otra, es esa, nada más, siempre eligen ellas igual.
- Pero no exageres esta vez, dosifícale la verdad, no le digas que te gusta como come.
- Pero tu mismo lo acabas de decir, por qué andarme con medias tintas, que vea lo que hay de una y listo.
- Mira, ella ya sabe.
- Si, esta sabe todo.
- Pues entregue, no tienes otra.
- Ninguna otra, voy y le muestro la pancita.
- No literalmente por favor.
- Me encantaría mostrarle la pancita.
- Lo sé.
- A que pide tremendo postre, y con eso ya sé que no se me escapa sin que por lo menos pueda decirle algo.
- A qué no.
- La próxima cerveza a que sí.
- Juego. Esa está a dieta. La amiga no está nada mal.
- Eso, vamos, levante que ayuda. La amiga es más linda todavía, es hermosa directamente.
- Soy un poco más lento ya sabes. Y si es muy linda.
- Es más linda.
- Si, es más linda.
- Claro, si esa Morenaza lo que tiene es una bazooka por mirada. La otra carga armamento pesado por todos lados. 
- Yo voy tranquilo.
- Lo sé, pero si la idea es conocerlas. Los dos estamos de viaje, yo voy con un poco más de entusiasmo eso es todo. 
- Si con la pancita al aire. ¿Te está mirando?
- Nos estamos mirando. 
- ¿Y mantiene? 
- Obvio que mantiene. Ojalá que no pase nada porque esta mujer me va a hacer sufrir. ¿Estás adentro?
- Estoy.
- Listo. Mira postre!
- Suerte.
- Esperemos que continúe.
- Adiós cine.
- Ojalá. Y sea lo que sea, un encanto haberme cruzado a esta mujer, ya con lo que me ha dado estoy satisfecho. 
- Una mirada, eso es todo, sales barato.
- Al contrario amigo, al contrario.  
- Es verdad. Terminamos esto y vamos. 
- No y que tranquilo, que terminen en paz, pidamos esa cerveza que me gané y vamos. 
- La amiga está buena. 
- Eso campeón, a sacar la pancita. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El eterno retorno.

Para Jib.

     Esta historia es verdadera. Es sobre un hombre que se obsesionó de tal manera con la idea del eterno retorno, que se dedica a leer las mismas páginas una y otra vez creyendo firmemente que con ello saldrá del ciclo. Su lógica le dice que como es un ciclo y por lo tanto una serie de acciones y reacciones que se entrelazan entre ellas hasta llegar al punto de origen, en la repetición del mismo acto encontrará la salida, asegurándose de no llegar al próximo paso, que inevitablemente lo llevaría al principio.
     Todo empezó para él con el concepto de la reencarnación, intentó estudiarla de varias maneras, intentó darle sentido, cultivarla y compartirla, con la idea de perfeccionar su idea de la misma.
     Después se obsesionó con Sísifo, y al unir estos dos paralelos la idea de que no había realmente una salida de la reencarnación, o una linea recta que se manifestaba en varios planos, digamos un aprendizaje con vista a una graduación, un final concreto, sino simplemen…

Campo.

- Que rico amor, hueles a motosierra. - Y... te pone cachonda porque sabes que coges calentito. - ¿Me vas a dar? - Es lo único que quiero hacer, darte.

Marte.

Estaba muy tranquilamente vendiendo libros un hermoso día de invierno. Recuerdo que hacía mucho frío y que había mucho sol, y recuerdo que había almorzado un excelente pescado frito con arroz blanco y papas fritas del restaurante de los peruanos.      La feria estaba vibrante y llena, gente comprando, canjeando, vendiendo, ese día me parece que hicimos entre todos casi cien metros de mesones con libros. Un día radiante. Hacia el final de la tarde se me acerca un hombre, unos cuarenta años, vestido casual con ropa de buena calidad, en tonos marrones y verdes, limpio, y tengo está conversación: - Buenas señor, puede levantar lo que quiera. - Gracias. Disculpe, noto que tiene usted un acento que no es de acá, ¿De dónde es usted? - Si, así es, soy de Venezuela. - Ha mire usted que lindo, un viajero.      Su acento era neutro, era como hablar con alguien que está haciendo un gran esfuerzo por hablar correctamente. Está vez habló él primero: - Yo también soy un viajero, estoy …