Ir al contenido principal

qué hago acá

maldita sea mi debilidad y esta verga demoniaca que me cuelga como la piedra de sísifo siempre a merced de las vaginas qué hago acá por dios qué hago acá este tipo no está diciendo nada habla pero no dice nada absoluta perdida de tiempo y la peor parte es que me parece que ella está coqueteando con el tipo si me parece que está coqueteando con el tipo y sí mira se está tocando el pelo eso es señal inequívoca de coqueteo y el tipo es un imbécil hipster insoportable yo yo yo puedes hablar de otra cosa que no seas tu no puedes amarte un poco más no creo que sea posible y esta tarada lo ve como una tonta y yo estoy enamorado de la tarada lo cual me hace una especie de general de los tarados qué hago acá por dios y todo esto es totalmente inútil en la época del internet habla por tres horas y dice algo que alguien en youtube dice en cinco minutos y nosotros los cavernícolas lo venimos a escuchar menos mal que no vinieron mis amigos yo diciéndole a la gente para que venga a este bodrio y bueno esa es la típica cosa que hace un general tarado tropa avancen hacia esas tres horas de perdida de tiempo que mi falo esta con ganas de guardarse en un agujero caliente no solo iba a perder mi tiempo iba a perder el tiempo de mis amigos me asesinaban si venían a esto ah mira que sorpresa está hablando de sí mismo habían pasado como tres minutos sin que mencionara su trabajo o lo muy poco que se le aprecia pero por que no te vas a levantar basura hijo de puta para que veas lo que no es ser apreciado anda al campo a cosechar papa y ahí vas a ver lo que es no ser apreciado quién te debe algo ti hipster de mierda por favor habla del tema por cinco minutos sin mencionarte cinco nada más no es posible no ah este es el colmo el fondo de pantalla de su compu es una foto de él pero porque no te vas a la puta madre que te parió imbécil la carrera no que tarado se me olvido la carrera no lo puedo creer que estúpido una estrella más para el general me perdí la carrera por estar acá hoy era la carrera es más ahora mismo es la carrera cómo pude ser tan estúpido maldito pene me voy cortar la verga para ver si puedo hacer algo útil de mi vida todo el entrenamiento la plata todo al carajo pero cómo puede ser que se me haya olvidado en qué momento se me pasó maldito semen y su efecto estupidazante y sí es eso mírala ahí que belleza de mujer uno ve eso y el mundo entero se va al traste es la historia más vieja del mundo adán dejó el paraíso paris quemó su ciudad dante se va al infierno eduardo renunció al trono y yo me perdí la carrera y bueno que se le va a hacer nada estoy derrotado el general ha claudicado seguí hablando de ti flaco que yo la miro a ella y espero que esta noche me den un premio de consuelo que al final es la meta y es todo  

Comentarios

Entradas populares de este blog

El eterno retorno.

Para Jib.

     Esta historia es verdadera. Es sobre un hombre que se obsesionó de tal manera con la idea del eterno retorno, que se dedica a leer las mismas páginas una y otra vez creyendo firmemente que con ello saldrá del ciclo. Su lógica le dice que como es un ciclo y por lo tanto una serie de acciones y reacciones que se entrelazan entre ellas hasta llegar al punto de origen, en la repetición del mismo acto encontrará la salida, asegurándose de no llegar al próximo paso, que inevitablemente lo llevaría al principio.
     Todo empezó para él con el concepto de la reencarnación, intentó estudiarla de varias maneras, intentó darle sentido, cultivarla y compartirla, con la idea de perfeccionar su idea de la misma.
     Después se obsesionó con Sísifo, y al unir estos dos paralelos la idea de que no había realmente una salida de la reencarnación, o una linea recta que se manifestaba en varios planos, digamos un aprendizaje con vista a una graduación, un final concreto, sino simplemen…

Campo.

- Que rico amor, hueles a motosierra. - Y... te pone cachonda porque sabes que coges calentito. - ¿Me vas a dar? - Es lo único que quiero hacer, darte.

Marte.

Estaba muy tranquilamente vendiendo libros un hermoso día de invierno. Recuerdo que hacía mucho frío y que había mucho sol, y recuerdo que había almorzado un excelente pescado frito con arroz blanco y papas fritas del restaurante de los peruanos.      La feria estaba vibrante y llena, gente comprando, canjeando, vendiendo, ese día me parece que hicimos entre todos casi cien metros de mesones con libros. Un día radiante. Hacia el final de la tarde se me acerca un hombre, unos cuarenta años, vestido casual con ropa de buena calidad, en tonos marrones y verdes, limpio, y tengo está conversación: - Buenas señor, puede levantar lo que quiera. - Gracias. Disculpe, noto que tiene usted un acento que no es de acá, ¿De dónde es usted? - Si, así es, soy de Venezuela. - Ha mire usted que lindo, un viajero.      Su acento era neutro, era como hablar con alguien que está haciendo un gran esfuerzo por hablar correctamente. Está vez habló él primero: - Yo también soy un viajero, estoy …