Ir al contenido principal

Marte.

     Estaba muy tranquilamente vendiendo libros un hermoso día de invierno. Recuerdo que hacía mucho frío y que había mucho sol, y recuerdo que había almorzado un excelente pescado frito con arroz blanco y papas fritas del restaurante de los peruanos.
     La feria estaba vibrante y llena, gente comprando, canjeando, vendiendo, ese día me parece que hicimos entre todos casi cien metros de mesones con libros. Un día radiante. Hacia el final de la tarde se me acerca un hombre, unos cuarenta años, vestido casual con ropa de buena calidad, en tonos marrones y verdes, limpio, y tengo está conversación:
- Buenas señor, puede levantar lo que quiera.
- Gracias. Disculpe, noto que tiene usted un acento que no es de acá, ¿De dónde es usted?
- Si, así es, soy de Venezuela.
- Ha mire usted que lindo, un viajero.
     Su acento era neutro, era como hablar con alguien que está haciendo un gran esfuerzo por hablar correctamente. Está vez habló él primero:
- Yo también soy un viajero, estoy acá de visita. Los viajeros somos particulares, el que no viaja no lo entiende, tenemos un hambre rara, manejamos el conocimiento de otra manera, sacamos mucho de la comparación.
- ¿De dónde es usted?
- De Marte.
- ¿Marte?
- Si Marte.
- ¿El planeta?
- Si ¿Ha ido?
- No.
- Es muy lindo ahí, le gustaría, lástima que está tan lleno de gente, no es como acá que hay mucho espacio, allá uno tiene que caminar de lado y todo el mundo está apretado. ¿Le gustaría ir?
- No sabría decirle, pero me parece que no.
- Yo le llevo un día si usted quiere, no se puede ir todo el tiempo, el viaje no es fácil, pero vamos. Le paso buscando por acá si quiere.
- Le agradezco, pero no, lo dejo mirar tranquilo los libros.
     Y lo dejé ver los libros tranquilamente, en un momento se despidió, reitero su oferta y se fue caminando con una sonrisa. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El eterno retorno.

Para Jib.

     Esta historia es verdadera. Es sobre un hombre que se obsesionó de tal manera con la idea del eterno retorno, que se dedica a leer las mismas páginas una y otra vez creyendo firmemente que con ello saldrá del ciclo. Su lógica le dice que como es un ciclo y por lo tanto una serie de acciones y reacciones que se entrelazan entre ellas hasta llegar al punto de origen, en la repetición del mismo acto encontrará la salida, asegurándose de no llegar al próximo paso, que inevitablemente lo llevaría al principio.
     Todo empezó para él con el concepto de la reencarnación, intentó estudiarla de varias maneras, intentó darle sentido, cultivarla y compartirla, con la idea de perfeccionar su idea de la misma.
     Después se obsesionó con Sísifo, y al unir estos dos paralelos la idea de que no había realmente una salida de la reencarnación, o una linea recta que se manifestaba en varios planos, digamos un aprendizaje con vista a una graduación, un final concreto, sino simplemen…

Campo.

- Que rico amor, hueles a motosierra. - Y... te pone cachonda porque sabes que coges calentito. - ¿Me vas a dar? - Es lo único que quiero hacer, darte.

Fragmento de Vuelta de campana.

"Soñar en ganar no es ganar.
     Miguel Perrineau se estira en la cama doble, disfrutando del espacio extra que le otorga la ausencia de su esposa. Seguro que ya se tomó medio termo de mate y tiene el traje de baño puesto bajo el vestido celeste, si me deja, le voy a hacer el amor. Están alejados. Todavía la pretende y desea como el primer día que la tuvo.
     La clara oscuridad deja percibir los objetos sin imponer su presencia. Unos minutos más no importarán, está de vacaciones. Contempla una paja, el pensamiento se desecha por la falta de estímulo.
     Le cuesta abrir los ojos, rastros de sueño que agregan peso a la piel y restan fuerza a la voluntad. Le molesta la remera, fue un error dormir con ella. Estira, sin mucho esfuerzo, los dedos de los pies. Boca abajo con dos almohadas, una sosteniendo la cabeza, otra apresada por el brazo izquierdo. Podría haber estado así por horas si no se hubiera cuestionado, ahora tiene que levantarse; si vas a hacer algo, q…